Cordillera Cantábrica

•julio 7, 2013 • 3 comentarios

Roble albar

Cada pueblo tiene su animal mítico, el nuestro es el lobo. Cuantas y cuantas historias de lobos no se habrán contado a la luz del fuego, algunas ciertas, otras inconscientemente manipuladas como los lobos temerosos de la lumbre del tabaco, y aquellos que rozan con la cola a las personas en la oscuridad para provocar su terror y poder con más facilidad con ellas.

Historias que mis padres me contaban, de lobos de Sierra Morena que campeaban por los olivares de Montoro, del lobo ronco y la loba coja. Ya apenas si quedan lobos por aquí, poquísimos, incomprensiblemente perseguidos en los cotos de caza mayor.Por eso al pasar el Duero y entrar en los páramos de Zamora y León, en tierras de lobos, se tiene la sensación de cruzar una frontera al pasado, donde el lobo no es un recuerdo sino un animal vivo.

No hubo suerte con los lobos. Sin embargo, fueron muchos los zorros que se dejaron ver, algunos sorprendidos mientras dormían, abundantes sin duda porque también abunda su principal presa, los topillos.

La primera parada fue en el Camping de Santa Marina de Valdeón desde allí excursiones a los hayedos y robledales del entorno: carboneros garrapinos y comunes; herrerillos, zorzal común, mosquitero ibérico, curruca capirotada, escribanos montesinos y cerillos, pinzones, algunos camachuelos, arrendajos, cornejas, pito real y pico picapinos.

En los impresionantes roquedos en concreto en  el Canal de Pedabejo: buitres leonados, cernícalo vulgar, chova piquirroja y piquigualda, gorriones, acentores  y bisbita alpinos.

Sobrevolando los matorrales de escobas, aguilas calzadas y en su espesura muchos acentores comunes.

Junto a la carretara se dejó ver una liebre que vive en los bosques de hayas, la liebre del piornal. Durante las rutas ciervos, rebecos y una piara de jabalíes que me dieron un buen susto.

Camino al Valle de Cabuerniga un bisbita arborícola caminaba por el tronco de un roble igual que hace su congénere pratense por el prado; arrendajos, buitres, alondras, llenaron el camino hasta llegar a la localidad de Sopeña.

En el Valle de Cabiernaga, amenazado por el fraude del Fracking, concretamente en el parque natural de Saja Besaya Vejar, dos preciosos picos medianos que vistos a placer, también carboneros palustres y una pareja de camachuelos  alimentándose de semillas de lechetrezna. Sorprendentes los viejos robles llenos de vida y el agua por todas partes.  Un corzo encelado y una ardilla sorprendida junto al camino.

De nuevo a la alta montaña, en la frontera entre Palencia y Cantabria, cerca de Piedrasluengas: el canto del picomaderos negro, chovas piquirrojas, roqueros rojos, vencejos reales, alondras, cuervos, chochines y más chochines. En las charcas tritón alpestre y rana bermeja.

La última visita fue en la parte occidental del Parque Natural de Fuentes de Carriona, mucha nieve, bisbitas ribereño alpinas, pechiazul, buitres y acentor alpino.

Por el camino el intento de tener una buena observación de las grajas, pero llegué tarde se ve que habían terminado de criar. Sólo pude ver una pareja sobrevolando el Parque de  San Francisco.

P1090244

Roble albar

corza

Corza

zorro

Zorro

cagada de lobo

Excremento de ¿lobo?

Libbeloides coccajus

Libelluloides coccajus

Rebeco

Rebeco

Picos de Europa

Picos de Europa

Anuncios

Doñana visitable

•enero 6, 2013 • 1 comentario
Anochece en Doñana

Anochece en Doñana

Hay una Doñana visitable porque hay otra de difícil acceso y si se accede es a través de visitas programadas para todos los públicos. Hace años realicé una en un “autobús todoterreno”, visita limitada porque por entonces el ex-presidente Aznar descansaba en el Palacio de Doñana, así lo atestiguaba la numerosa policía, las huellas que dejaba en las dunas su quad  y porque así lo indicó el guía, un poco cabreado porque el mandatario hacía el ganso con su todoterreno, de ahí lo del  presidente Ánsar.

Los que nos gustan las aves nos gustaría tener la posibilidad de disfrutar de su observación en los santuarios de Parque Nacional por un precio al alcance de todos los bolsillos, con tranquilidad, sin prisas, eso sí garantizando siempre la conservación de este entorno.

Afortunadamente hay maravillosos sitios donde se pueden observar aves en los alrededores del Parque Nacional, los que describe Paco Chiclana en su libro “Donde ver aves en Doñana”.

Los días 3 y 4 de enero andurreé por el Corredor del Guadiamar, Huerta Tejada, Los Caracoles, el Lucio de las Gangas, la Escupidera, la Dehesa de Abajo… cielos y tierras llenos de aves y sensaciones.  Testigo de ellos son este video y estas fotos malillas.

Cigüeña negra

Cigüeña negra

Garceta grande

Garceta grande

Ansar careto

Ánsar careto

Fochas comunes

Fochas comunes

Ansar indio

Ánsar indio

La Vereda de la Pasada del Pino

•diciembre 16, 2012 • Dejar un comentario

fresnosMe pregunto qué potencial turístico tendría nuestra Sierra Morena si fuera más permeable al senderismo. Poco a poco se van recuperando caminos por los que las personas y los amantes de la naturaleza nos podemos acercar a  los tesoros naturales que esconden estos montes.

La Vereda de la Pasada del Pino es uno de ellos, un magnífico paisaje y multitud de pajarillos animaban el paseo de este día. La nota de color la puso una pareja de camachuelos comunes poco frecuentes por esta tierra.

Cañada Real Soriana. Estación de Obejo

•noviembre 24, 2012 • Dejar un comentario

Finca Campo Alto

Los persistentes tiros modificaron nuestra intención de realizar una ruta siguiendo la línea ferrea que une  Cerro Muriano con Córdoba, entre tiro y tiro pudimos ver un hermoso jabalí, pinzones vulgares, zorzales, picogordos, rabilargos, palomas torcaces, chochines, etc.

Una breve parada en el embalse del Guadalnuño, pero la lámina de agua era un desierto   salpicada por unos cuantos azulones.

Alondra totovía

Dejamos  el coche poco antes que la antigua nacional se juntara con la carretera que circunvala la base militar. Seguimos a pie por la Cañada Real Soriana, a la izquierda se nos quedaba la hermosa finca de Campo Alto, un  bello lugar si no fuera por el insistente ruido de los coches que circulan por la próxima nacional y los abundantes tendidos eléctricos. La bienvenida la dio una bonita totovía o alondra totovía como se conoce ahora; y el cierre, el ave más pequeña de Europa, el reyezuelo listado; entre ambos: martin pescador, muchas palomas torcaces, urracas y petirrojos, algún zorzal charlo; y muchas, muchas setas, entre ellas la Amanita phalloides, especie responsable de mandar al otro barrio a aquellas personas que la confunde con alguna de las comestibles.

Amanita phalloides

Arroyo Bejarano

•noviembre 10, 2012 • Dejar un comentario

Sabíamos que tarde o temprano el pico menorse dejaría ver en la Sierra de Córdoba, y que mejor sitio que el arroyo Bejarano, un arroyo de aguas limpias y permanentes (hasta no hace mucho uno de los pocos lugares de Sierra

Pico menor macho

Morena donde había mirlo acuático), con un estupendo soto de olmos, fresnos y alisos.  Hoy mismo hemos detectado la presencia de un macho y para que conste colgamos una foto malilla. Además del carpintero pudiemos observar gran número de pajarillos, destacando los ágiles trepadores azules;  y alguna que otra rapaz: buitre leonado, busardo y gavilán. Y muchísimas setas con el consiguiente reto de ir conociendo su especie.

Campiña cordobesa

•noviembre 7, 2012 • Dejar un comentario

A pesar del día lluvioso decidimos dar un paseo por la Campiña cordobesa, la verdad que mereció la pena: veintitantos alcaravanes correteaban en un campo recién arado, acompañados por bandadas de alondras, calandrias, gorriones morunos y jilgueros.

De vez en cuando aparecía un conejo que explica el porqué esta zona es también cazadero de las grandes aguilas, la imperial y la real, aunque este día no las de

Campiña córdoba

tectamos. Sin embargo, si disfrutamos de la presencia de otras rapaces como una docena de milanos reales, algún busardo ratonero, cernícalo vulgar y, la sorpresa del día, un halcón peregrino adulto.

Campiñuela Baja

•octubre 26, 2012 • Dejar un comentario

La extracción de caliza ha dejado como herencia unas bonitas lagunas  rodeadas de los restos de lo que fue una gran dehesa que se extendía hasta los pies de Sierra Morena. Abundan las pequeñas aves como el jilguero, el verderón común, la totovía,  las cogujadas común y montesina; la bisbita pratense, aquí conocidas como sordillas,  la lavandera blanca, tifita para los de aquí; y los incontables estorninos negros. En el paseo se observaron tres de los cuatro pícidos que se ven en Andalucía: pito real, pico picapinos y torcecuello. Ya en las charcas se oía el canto del ruiseñor bastardo, el exótico pico de coral, algunas gallinetas, fochas, zampullines chicos pescando junto a una garceta común; martín pescador y una pareja de azulones. Rastros de nutria, zorro y conejos. Aguas limpias,  desgraciadamente colonizadas por peces exóticos como el black bass, la percasol y la gambusia.

La hierva recién salida, el día gris y las flores de la mandrágora daban un aspecto mágico al lugar.